Entrevista a Cobardes: «Sabemos por compañeros lo difícil que está el vender discos, la venta de entradas, el que la gente te siga, las reproducciones, pero afortunadamente a nosotros no nos está costando tanto»

Que empiece el baile, segundo trabajo de estudio de Cobardes

 Banda formada en 2016 y compuesta por Javier Janices “Cordobés” (guitarra y voz), Iñigo Idoate (batería), Iñigo Álvarez (guitarra), e Iban Sánchez (bajo). En febrero de 2020 lanzaban su primer trabajo Ceniza y viento y, en un giro dramático de los acontecimientos, vieron como la pandemia frenó a la fuerza su presentación. Tres años más tarde, el pasado 21 de abril de 2023, con la clara declaración de intenciones que emana del título de su nuevo disco, vuelven a lanzarse a la carretera y, a tenor de ello, pudimos charlar con Javi, Iban e Iñigo el mismo día del lanzamiento. ¡Pasen y lean!

Hace apenas, no sé, dieciséis horas que vuestro trabajo Que empiece el baile salió del cascarón. ¡Y ya habéis hecho una presentación en acústico! Imagino que estaréis contentos.
Javi: Sí, además era algo que no teníamos pensado hacer. La discográfica nos lo propuso a última hora y la verdad es que ha sido una forma distinta de hacer el lanzamiento, al menos para nosotros,
con un showcase en un sitio chulo como es La Peligrosa. Y ha sido un rollo muy bonito; muy íntimo, muy cercano con la gente que se acercó. Estuvimos super a gusto.
Es difícil, aunque han pasado tres años ya, no volver a ese fatídico 2020. Su sombra es muy alargada para mucha gente, pero a vosotros os repercutió especialmente, y no para bien, porque
acababais de publicar vuestro primer trabajo…
Javi: ¡Y hasta luego! [Risas]
Pero dejando el fiasco este aparte, contadme cómo ha sido el camino hasta llegar a este segundo disco.
Javi: Yo en el fondo no tengo la sensación de que haya sido un camino desesperante, como oyes a la gente. Como asimilamos muy de prisa que no íbamos a dar conciertos y hemos estado entretenidos haciendo este segundo disco, se me hizo un camino, dentro de lo malo, entretenido. Hicimos canciones y crear siempre es bonito.
Iñigo: Sí nos dimos un tortazo porque estábamos con toda la ilusión de viajar por toda España, de que nos vieran, de la mano de Bocanada. Luego ya en el momento que vimos que era muy difícil hacer directos, dijimos, oye, a otra cosa, vamos a aprovechar el tiempo y desde ahí, pues lo que dice Javi, a hacer música que es lo que nos gusta. Bendito problema, el hacer canciones.
¡Es verdad, que ibais de gira con Bocanada! Llegasteis a dar un concierto, ¿no?
Iban: Claro, con ellos aquí en Madrid fuimos teloneros.
Javi: Fue el primer concierto de la gira, y luego se suspendió todo. El viernes 16 [de marzo de 2020] fue aquí en Madrid, el 17 tocábamos nosotros en Pamplona y al sábado siguiente íbamos también con ellos a Gijón. Pero a mediados de semana ya empezó el ruido de que igual se cancelaba todo, y, hostia, parecía surrealista, pero ahí se paró.
Iñigo: La miel en los labios y pa’ casa.
Iban: Hola, qué tal y hasta luego.
[Risas]
Entiendo entonces que la elección del título del nuevo disco, Que empiece el baile, tiene que ver con las circunstancias en que se desarrollaron los acontecimientos una vez publicasteis Ceniza y
viento.
Iñigo: Claro, claro. Tiene que ver con la situación de haber tenido que estar parados tres años, de no poder haber presentado ese primer disco. Que empiece el baile: ahora salimos con todo y con más fuerza que nunca.
Y con respecto a Ceniza y viento, ¿qué ha cambiado? ¿Qué tiene Que empiece el baile que no tenía el disco anterior?
Iban: Yo creo que ha habido por un lado un aprendizaje, todo lo que hemos podido aprender de esta magnífica gente como Kolibrí, como Alén, como Kutxi en la grabación, de los consejos que nos han ido dando. Y luego sobre todo una maduración del grupo: ir conociéndonos mejor entre nosotros, ir asentando un poco mejor las bases, e ir creciendo a la hora de componer, en el estilo. En este disco las guitarras están un poco más presentes, más agresivas, diría. Iñigo, que es el que hoy falta, se ha pegado un currazo que flipas en este disco.
Vuestros dos primeros adelantos, “En llamas y “Quinientas mil mañanas” ya llevan uno y dos meses, más o menos, circulando. ¿Qué de especial tienen estos temas como para que hayan sido la
carta de re-presentación?
Javi: Pues fíjate que no creo que sean los favoritos de ninguno. Los hemos elegido porque creíamos que eran los más adecuados para ser un single, porque las melodías o los estribillos eran más pegadizos. En el caso de “En llamas”, por ejemplo, es porque es una canción que en seguida llega al estribillo. Como hoy en día la música se consume tan rápido, no damos oportunidad a las canciones. Yo mismo en Instagram cuando me salen artistas son tres segundos la oportunidad que les doy, y como no me haya enganchado, ¡zas! Tiras p’arriba. Ven el fondo va más enfocado como estrategia que como favoritas.

Iban: Y “Quinientas mil mañanas” hace un poco de puente entre los dos discos. Por estilo, por forma, por cómo está construida, es una forma de decir que seguimos siendo los de antes, pero que además traemos algo nuevo.
Javi: Además es la primera canción que se compuso.
Iban: Eso es. Ha sido el inicio de la evolución de lo que ha venido después. En relación a las letras, podríamos decir que el eje temático es el desamor, que trata sobre un adiós. Pero un adiós sanote,
habiendo pasado ya la rabia. No es un “shakirazo”, vaya.
[Risas]
Javi: Es un canto al desencanto desde la resignación, con un reposo. He estado tristón, he estado tristón. ¡Total! Yo según iba escuchándolas pensaba: no sé quién ha escrito esto, pero le quiero dar un abrazo.
[Risas]
Iban: ¡Ay, pobrecito!
Javi: En el fondo no lo pasó tan mal como parece en las canciones. No soy tan triste, no soy tan Alex Ubago [Risas] Pero es que… como que lo malo siempre marca más que lo bueno, ¿no? Como que lo tienes más presente y por eso me resulta más fácil escribir del desencanto.
Pero también está “Solo tú”, dedicada a tu retoño. Al final son temas muy íntimos, muy personales. ¿Qué dirías que es lo más complicado a la hora de escribir canciones sobre temas de este tipo?
Javi: No sé. Pero la canción que más me ha costado ha sido la de “Solo tú”, que está escrita a mi hijo, que tiene dos años y medio, y quiero que de aquí a unos años la escuche con orgullo. Y claro, ahí sí que gasté papel y boli.
En cuanto al estilo de Cobardes, lleváis colgado el marbete de rock urbano. ¿De qué forma diríais que vuestra música sigue esta tradición?
Javi: Hombre, tiene claras influencias del rock que hemos mamado, del rock de nuestra tierra. Pero es un rock continuista, no hemos descubierto ni hemos hecho nada que no haya hecho ya otro grupo.
¿Y qué es lo que queréis que os hace destacar?
Javi: Le hemos puesto mucho cariño, que imagino que todas las bandas que hacen un disco se lo ponen. Tampoco nos desmarcamos por nada en particular. ¿Ves lo malo que soy para vender yo mi producto?
Tu producto y a ti mismo: “Nunca más creas en tipos como yo”, “Tan solo fui un cobarde queriéndote a medias”…
[Risas]
Javi: Pero es verdad. No es que vayamos de humildes y no lo queramos decir. Si supiese te diría que tenemos esto, que creo que no hemos visto en ninguna banda, pero no. Hay veces que escuchas a bandas que suenan increíbles y apenas tienen repercusión, siendo musicazos. Hay gente que canta cien mil veces mejor que yo, que toca la guitarra cien mil veces mejor que Iñigo, gente que compone y que escribe que da gusto y no hacen conciertos, no venden discos. Luego ves que nosotros que no tenemos ni idea de música, que somos mancos a rabiar y que todo lo que va saliendo es a base de prueba y error, tenemos acogida, pues no te lo explicas. Es inexplicable lo que engancha y lo que no.
Iñigo: Yo creo que esa pregunta nos la haremos toda la puta vida. ¿Qué es lo que tiene que tener una canción para que guste? Lo único así, y que tampoco creo que sea una novedad, es el ser un poco más melódicos. Tenemos guitarras que acompañan mucho a la voz, que son más dulces, no son apisonadoras. Pero tampoco me parece un motivo estar petándolo por hacer arpegios.
Javi: Que también estamos hablando de números muy pequeños, que parece que les estás haciendo la entrevista a los Rolling Stones. Pero es eso, que al final sabemos por compañeros lo difícil que está el vender discos, la venta de entradas, el que la gente te siga, las reproducciones, pero afortunadamente a nosotros no nos está costando tanto. Por ejemplo aquí en Madrid agotamos entradas en tres días. Vale que es una sala pequeña, pero no dejamos de ser un grupo novel.
Iñigo: Que no hemos salido de Pamplona. El único concierto fuera fue el que dimos con Bocanada. Entonces esas 100 entradas en Madrid eran algo impensable.
Iban: Ha sido pasar de tocar en las fiestas del barrio a tocar en el Viña.
¿Y qué tal es llegar al público, dado que hablamos de un estilo que hoy es cero comercial?
Javi: Está super complicado sacar la cabeza del agua en el rock, cada vez hay menos espacio y el la gente joven por lo general no escucha rock. Pero es que al final si en la radio, en la tele, en los colegios les ponen a Bizarrap, o a Bizarrap con Shakira… es lo que ven. Seguramente si pusiesen rock and roll, se consumiría más.
Iñigo: Fíjate en Movera. En un colegio que solemos visitar en Zaragoza hay un profesor, Francho, que coge un disco de rock y les hace trabajar a los chavales analizándolo durante todo el año: leen las letras, hacen poemas sobre ellas. Ojalá hiciesen eso en todas las escuelas. Porque al final son letras elaboradas que tienen un por qué, no el “Bájate las bragas y perréame”, que me dirás tú…
Javi: ¿Dónde está la clave del éxito? Pues fíjate dónde, en no romperse la cabeza para escribir nada, en no cantar ni a fuego, todo con auto-tune  Y me parece perfecto la gente que lo hace y la que lo escucha, ¿eh?, pero no creo que el rock esté ocupando el lugar que merece.
Iban: Vamos a pensar también en que sea algo cíclico, en que sea una moda y que vuelva. Como los pantalones de campana que estaban de moda hace veinte años y lo están otra vez. ¿Quién sabe?
Javi (a Iban): Estoy con ganas de verte a ti con pantalones de campana.
Iban: Me quedarían de puta madre. Eso, y los leggins.
[Risas]
Ya por último, ¿nos contáis dónde vais a estar próximamente de gira?
Iñigo: Nos vamos la semana que viene para el Viña Rock, con muchas ganas de estrenar ese escenario. Cuando nos dijeron que íbamos a estar un sábado a las 7 de la tarde en una Viña, ni nos lo creíamos. Estamos muy ilusionados con toda la gira, pero estar en el cartel de una Viña siempre hace especial ilusión. De ahí luego nos vamos a Valencia, a una pequeña fiesta del Festardor, y luego ya seguimos Bilbo…
Javi: Bilbao, Madrid, Logroño y Pamplona.
Iban: Y también en julio en el Rock Land con The Offspring, Franz Ferdinand, Molotov…
Javi: Enséñale el cartel, para que vea que es verdad.
Iñigo: Nos costó encajarlo con el Photoshop, pero ahí está .
[Risas]
Iban: De momento eso es lo que tenemos cerrado y estamos trabajando en más cositas. Habrá más, habrá más. Las iremos anunciando.
¡Y nosotros estaremos pendientes!
Texto: María Ibáñez
Fotos de Fernando Lezaun (Todos los derechos reservados) cedidas por El Dromedario Records

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *